Texto de Giorgos Polydoros, miembro de la CCF, Grecia

La siguiente carta de Giorgos Polydoros fue publicada ya hace tiempo, el 11 de diciembre de 2011 (en griego está en dos partes, aquí : http://athens.indymedia.org/front.php3?lang=el&article_id=1361818 y http://athens.indymedia.org/front.php3?lang=el&article_id=1361821)

Nunca “censuramos” los textos que traducimos, tampoco usamos “x” para hacer las palabras menos machistas si lxs compañerxs mismxs no lo hicieron. A nuestrxs compañerxs no les vamos a “corregir”, cambiar lo que dijeron, justificar, etc. Sin embargo, hay veces en que no podemos dejar su texto sin una crítica solidaria pero clara. Por esto, nos sentimos obligadxs a señalar dos puntos en la siguiente carta con los cuales sí tenemos problemas. En primer lugar se trata de una frase que termina el capítulo 7, la que menciona a unos anarquistas presos como ejemplo de la infamia. Según nuestra opinión es una acusación demasiado grave para “echarla en el aire” así. Si consideramos que uno o una es “infame” y consideramos necesario decirlo públicamente (no siempre el primero tiene que implicar el segundo, por varias razones) siempre debemos nombrar a esa persona. Aunque nosotrxs aquí en Grecia nos imaginamos bastante bien contra quiénes se dirigen esas palabras, seguramente no es nuestra tarea revelarlo. Nuestro segundo problema es el uso de la palabra “maricón” en la última parte de la carta. Para nosotrxs también la homofobia se encuentra entre los valores de la sociedad a la que queremos destruir.

Hace más de un mes se publicó también la declaración política de otro miembro de la Conspiración de Células del Fuego, Haris Hadzimihelakis. Se trata de un texto de 20 páginas, bastante complejo y analítico, que habla sobre la justicia burguesa, procesos revolucionarios, acción terrorista, anarco-individualismo y muchas otras cuestiones. Fue editado en forma de folleto titulado “Nunca más desarmado” junto con la traducción griega del texto “Yo también soy nihilista” de Renzo Novatore, así como lo quiso Haris. Será traducido lo más rápido posible.

“Somos algunos los que creemos que llego la hora de atacar y destruir todo lo que no nos sirve, todo lo que nos está esclavizando y enajenando. Siendo contrarios al ensueño de las masas, proponemos que desde una comunidad de individualistas concientizados que no buscan ninguna guía central se creará un conjunto de grupos e individualidades contra los planes del Dominio, en todos sus aspectos: económico, tecnológico, político, social, arquitectónico, etc. Compañeros, no perderemos tiempo, energía ni charlas con los que viven para las palabras y de las palabras. Nosotros somos para los hechos.”
Guiñando el ojo de manera compañerista al insumiso Gabriel Pombo da Silva

i) Nueva guerrilla urbana : nuestro medio de liberación individual

La O.R. Conspiración de Células del Fuego de primera fase, en su 3 y medio años de actividad hasta ahora, se puso una apuesta revolucionaria y junto con bastantes compañeros dignos y grupos logró crear el tercero polo, la nueva y anarquista guerrilla urbana, de este modo contribuyendo al hacer el enemigo interno más peligroso y más fuerte. Esto lo intentó lograr tras unos contiguos e ininterrumpidos ataques contra el Dominio realizados por formaciones de la nueva guerrilla urbana y al mismo tiempo tras reivindicaciones de estos ataques, pero también tras la insumisa postura de muchos compañeros arrestados, todo esto a pesar de la cada vez más creciente represión por parte del enemigo.

Me declaro anarquista revolucionario y orgulloso, no arrepentido miembro de la O.R. Conspiración de Células del Fuego. El ámbito político al cual estoy entregado es al ámbito anarquista-antiautoritario. Mis opciones son las mismas que las opciones de compañeros que expresan la nueva tendencia del ámbito anarquista, la tendencia del individualismo anárquico y del nihilismo revolucionario, la tendencia anti-social. De todos estos negadores, la dignidad de los cuales no cabe en las formulas anticuadas del ámbito anarquista tradicional, no cabe en los interminables e insípidos debates llevadas a cabo para crear impresiones en los anfiteatros de universidades, no cabe en el cotilleo de las cafeterías. De todos estos que hacen una decisión vital para estar y seguir en el camino de un continuo, sin un paso atrás en ataque contra el Dominio, contra sus subditos carentes de voluntad propia que lo apoyan, contra las instituciones y contra cada forma del Poder. Contra todo lo que oprime nuestra vida. Todos aquellos insumisos e insumisas guerrilleros y guerrilleras que se levantan y permanezcan de pie, poniendo como empeño y dedicando su propia vida a la realización de la revolución hoy en día. Viviendo momentos de libertad total en la bella y mágica aventura de ilegalidad.

Los individualidades y grupos que constituyen la nueva guerrilla urbana atacan aquí y ahora. No cabe ningun aplazamiento, ningún día perdido, ningún momento perdido para la reconciliación con todo eso que nos molesta y nos limita. Haremos nuestra cotidianidad la revolución, rompemos la miseria y todos los prejuicios de ese mundo podrido en que nos obligaron a vivir.

La nueva guerrilla urbana fija el tiempo, el lugar y la intensidad de su ataque y enmarca el acto con su discurso radical. Investiga al enemigo y golpea en el momento oportuno y por sorpresa. Al contrario que la anti-violencia social, la cual en un enorme grado, está previsible porque se limita a responder a las provocaciones del Poder. La anti-violencia social se está basando en el proceso de responder a los hechos y no en crearles. El circulo de movidas que simplemente responden a algo no se acaba. Así se está consolidando un papel defensivo, por tanto un papel de víctima forzada de utilizar la violencia como medio para defenderse. Nosotros no estamos resistiendo, pasamos primero al ataque.

ii) Ruptura con el sistema-ruptura con la sociedad

La guerrilla urbana anarquista es una perspectiva del rechazo a lo existente y apunta tanto contra el Dominio y sus estructuras como contra la sociedad misma que es la razón por qué la que la opresión que vivimos se está manteniendo eternamente, con el apoyo directo o indirecto del poder institucional, es decir tras su apatía e indiferencia. No estamos negando que existen clases económicas en el tejido social. Tampoco nos olvidamos de la desigualdad social que ello supone. Esto, sin embargo, por sí mismo no convierte a ningún sector social en revolucionario. Nadie se hace revolucionario sólo por ser pobre o oprimido. Cuando hagas la transgresión, de modo que sobrepasas la línea imaginaria que determina lo que es legal y lo que es ilegal y te encuentras consciente en el ataque: se trata de la opción. Nada más ni nada menos que esto. ¿ Cómo es que el mismo odio y rabia que sientes contra los tiranos no lo sientes también contra los que les apoyan, es decir la sociedad? A cada persona se tiene que juzgar por las decisiones que hizo y por sus actos, no por su posición económica.
Mi percepción está muy lejos de un punto de vista petrificado que como el único enemigo personifica al Estado y el Capital y presenta la sociedad como la bella durmiente de los cuentos de hadas, la que está bajo una eterna hipnosis y algún día se despertará para echar a los jefes de sus tronos. La sociedad la pongo ahí donde se lo merece. Frente a nosotros.

La sociedad está oprimida. Eso es una realidad. Pero ella ama a sus cadenas. Me aburrí de escuchar sobre “la sociedad víctima” y lo que resulta de eso, de sobre su permanente “inocencia” y que “ella no tiene culpa”. Todos esos están agotando y satisfaciendo sus vidas vacías tras la orgía consumista, tras su “ser correcto y decente”, su indiferencia respecto a todos y a todo, sus estandarizadas relaciones y sus falsas esperanzas. Igualmente, hasta los que ofrecen una coartada a la sociedad, seguramente no están a mi lado. Detrás de esa percepción se esconde simplemente una burla o una afectación con cuales cubren su miedo por las sanciones legales, esperando, como lo hacen, a la insurrección de la masa oprimida. El discurso y la práctica revolucionaria no pueden ser limitadas por las consecuencias legales. Tienen que ser libres para trazar su propio recorrido en el espacio/tiempo. Ellos esconden , por lo tanto, su propia incapacidad de llevar a cabo un ataque frontal contra el sistema, lo esconden con el pretexto de preparar las condiciones para el acto de despertar de la sociedad y para así llevar a cabo también esa “tan deseada” insurrección de las masas. Entre ellos hay también unos pocos despabilados que juegan a los “anarquistas profesionales”, mientras que lo único que saben hacer bien es oraciones en los anfiteatros y sofocar a los espíritus rebeldes de gente joven que tienen sed por la acción. Esos “anarco-padres” que “saben”, son “viejos” y tienen “experiencia”, aplazan el conflicto para cuando “las condiciones sean adecuadas”, al mismo tiempo calumniando a las ofensivas formas de lucha que tienen lugar ahora mismo. Y, ya que tienen cera en las orejas que no les deja oír bien, que escuchen esto: para los revolucionarios las condiciones están siempre maduras para tomar la acción y esto lo muestran las formaciones de guerrilla urbana anarquista en todo el mundo. Hasta si existiera la probabilidad de un levantamiento masivo, su naturaleza sería lejana a la de un derrumbamiento total de lo existente, que nosotros deseamos y tenemos como objetivo. Simplemente se limitaría a demandas de carácter económico, de hecho mendigando de los jefes un poco más. Cada uno por lo suyo y para su bolsillo. En cuanto a la libertad verdadera…ni palabra. Tal caracter reivindicativo lo tienen también esas pocas marchas multitudinarias de protesta organizadas por los sindicatos vendidos ( pidiendo compasión dado la crisis económica y nuevas medidas del gobierno). La única señal luminosa en estas concentraciones la constituyen las minorías de los que optan por llevar capuchas y atacar, con piedras, vigas, molotovs, etc. De esta manera estropean a su miserable fiesta, reemplazándola por la auténtica celebración de la destrucción.

iii) Todo o nada…

“…somos un puñado de fanáticos que desciende cambiado el ancho río de la Historia. Y ahí llegaremos.”

No esperamos aceptación social para tomar la acción. Es inútil si tenemos de aguar nuestra incondicional decisión de participar en la revolución anarquista. Por esto carecemos de ilusiones. Nos dirigimos a unas minorías. Sin embargo, unas minorías esenciales de gente que está honrando hasta el fin su decisión de tomar armas y golpear al enemigo. Minorías sinceras, las cuales no tienen soluciones para proponer, soluciones para un mundo futuro bien hecho, en que no reinará ningún tipo de injusticia. Minorías que, con plena conciencia, han elegido vivir sus vidas de acuerdo con la lógica de “todo o nada”. Esto es nuestra contra-propuesta. Sin reivindicaciones inútiles, sino aboliendo en la práctica la observación de la ley, lo de “ser correcto” y la moral misma de este mundo carente de valores. En un evolutivo camino revolucionario que no conoce su estación final y está dirigido por nuestra verdadera rabia contra lo presente.

El Poder, tras sus fieles empleados que son los medios de comunicación y periodistas, repetidamente intentó presentar, sobretodo después de diferentes ataques que fueron realizados, a los compañeros armados como unos enloquecidos a quiénes no importan “daños colaterales”, como “comando de superhombres totalmente entrenados en la arte de guerra” o como una pandilla de gente marginal. Las descripciones estas y otras más que fueran usadas a veces, constituyen la propaganda que ellos están utilizando en su intento de marginalizar tanto a éstos argumentos como a los revolucionarios que les elijen, y además, para alejar a gente joven de éste camino. En cuanto a la primera característica ni la voy a comentar, ya que alguien que se lo cree ha caído en una trampa de cual no hay vuelta atrás. En cuanto a la segunda descripción, quisiera parar aquí y mandar un mensaje, uno que viene de mi propia vivencia, a las personas que han elegido, pero sobretodo a los que tal vez optarán por tomar el bello pero al mismo tiempo escarpado sendero del conflicto armado. Seguramente, para una acción exitosa es indispensable tener un saber sobre armas y explosivos (un saber que cada uno y una puede adquirir si lo decide así, tal como lo hicimos también nosotros) y para llevarla a cabo se precisa una bien organizada y seria preparación. Según mi opinión, sin embargo, las características que tienen importancia crucial son el coraje y la firmeza del revolucionario, que es capaz de acercarse hasta el más “inabordable” lugar de la ciudad y hacer caer hasta la más “inexpugnable fortaleza”. En lo que se refiere a la tercera de mencionadas descripciones: para aprender ciertos “trucos” tampoco es necesario de tener algún conocido que te los enseñe. Cada uno puede tomar parte activa en la guerrilla urbana anarquista, basta de armarse con “gasolina, cerillas y ganas de luchar por la libertad total”. El lugar está aquí y el tiempo es el Presente, ahora mismo. Creo que la mejor prueba de eso está en nuestras propias acciones como Conspiración y en la parte descriptiva que siempre hemos añadido a las reivindicaciones de ataques, la que se refería a la manera en que nos hemos aproximado a cada objetivo, cómo lo hemos golpeado y cómo hemos huido de ahí.

iv) Expropiando el tiempo que nos fue robado

Un aspecto de la lucha polimorfa, una arma en los manos de guerrilleros es la expropiación del dinero de los bancos y de otros objetivos económicos que apoyan al sistema capitalista. El rechazo del trabajo tras la expropiación es una opción del ataque directo contra el moral del trabajo y la ética social, es desertar de la miseria cotidiana recuperando una pequeña parte de la riqueza de los que lo han acumulado. De esta manera nos re-apropiamos un trozo de lo que en cada caso nos pertenece. Al mismo tiempo nos liberamos de la jaula de esclavitud asalariada con una decisión de ponerse totalmente contra la legalidad. Contra la legalidad definida por el Dominio. Contra la lealtad a la ley que reina en la sociedad. No puede ser que nos baste la supervivencia que nos ofrece la “legal manera de adquirir los bienes”, que está robando un tiempo precioso de nuestras vidas y convirtiéndolo en “horas laborales” que aportan a intereses de ellos. Nos haremos dueños de nuestras vidas. Nosotros decidimos dónde y a qué disponemos nuestro tiempo. Y seguramente no lo hagamos trabajando para que ganen ellos. Nos negamos a volvernos un peón del sistema más, un piedrita más en el edificio podrido de esa sociedad.

Nuestro objetivo es destruirla y por esto, también tras la digna opción del rechazo del trabajo, logramos de dedicar todo nuestro ser a lo que nos está llenando y nos hace orgullosos de caminar todavía sobre esta tierra, en la aventura salvaje de la nueva guerrilla urbana.

v) La capitulación de un luchador es también su muerte

Lo que el Poder no puede lograr con la amenaza de encarcelamiento de los que atraviesan la puerta de la clandestinidad, viene luego, realizado esta vez por la justicia con sus órganos judiciales ( jueces, jueces de instrucción, fiscales). Toda esa “casta superior” que, desde las cátedras de los juzgados y sus despachos, tiene derecho a juzgar nuestras opciones, opciones elegidas por revolucionarios, para luego repartir con manos generosas años de encierro como venganza contra los que desafiaron las leyes. Por cierto que, hasta en este punto, los poderosos tras las manos largas y el aire de superioridad de sus fieles órganos, no dijeron todavía su última palabra. Ofrecerán al prisionero una “oportunidad” más para que éste pudiese “mejorar” su posición, es decir capitular y someterse a ellos, negar todos estos valores que convirtió en la práctica, negar a todo lo que hace orgullosa y digna la postura de un revolucionario. Casos extremos de personas que han colaborado con el enemigo son el de Gustavo Fuentes Aliaga (en base a sus declaraciones fue montada la acusación, por lo tanto la persecución penal lanzada contra muchos compañeros anarquistas en Chile por el “caso bombas”), Maxim Vetkin (Bielorrusia) y Briana Waters (EEUU). Tanto Vetkin como Waters (sus casos se difieren uno del otro) decidieron a hacer declaraciones a los policias de sus países, declarar en contra de otros anarquistas enjuiciados o encarcelados por los mismos casos que ellos, para así beneficiarse y descaradamente salvar su propio pellejo. Los tres eligieron una opción muy clara. Se hicieron chivatos. Tal basura se la tiene que enviar a unas “vacaciones” sin regreso. Si no, la derrota de guerrilla urbana se hace realidad, se pierde y cae en desprecio uno de sus elementos fundamentales, tal vez el más elemental : la orgullosa postura, sin dar un paso atrás, mantenida pase lo que pase, cuan difícil no sería la situación. La ansia abrasadora de los reptiles autoritarios allí se dirige. Nosotros hemos elegido asumir la pertenencia a nuestra organización, negándonos a colaborar con las autoridades policiales, judiciales y fiscales. Y a todos aquellos tengo algo que decir: hijos de puta, si se creen que se han librado de nosotros cerrando y dispersándonos por las cárceles de todo el país…se engañan lamentablemente. Somos camaleones capaces de adaptarse a cualquier situación, tanto más a una a la que estabamos preparados. Y a pesar de que el camaleón cambia su color para camuflarse y evitar a sus enemigos, nosotros seguimos pintados con el mismo color siempre. El negro de la guerra y del ininterrumpido ataque. Lo único que habéis logrado hacer es llenarnos con aún más odio, rabia, pasión y sed de la venganza. No retrocedemos nunca y en algún momento por fin os vais a encontrar con vuestras espaldas contra el muro y entonces nuestras armas os apuntarán de nuevo.

vi) Lo que no puede ser desatado se corta

Cuando te vinculas a una idea y la persigues, cuando amas apasionadamente tu propia libertad, cuando entras en el corazón de tu época y de un simple espectador te conviertes en el el creador de la historia, todos los ojos del enemigo se dirigen a ti. El enlace entre la vida “legal” y clandestina deja de ser factible. Las ordenes de busca y captura emitidos contra algunos de nosotros, llevaron automáticamente a la consciente opción de clandestinidad, puesto que ninguno de los hermanos quisiera entregarse. Todos querían seguir, intensificar y subir el grado de la acción. Para el resto de nosotros tanto la solidaridad y la (auto) protección de nuestros compañeros como también el no arrepentido deseo de seguir fue lo que se convirtió en la amenaza para el Dominio, la acción de la CCF nos hizo vivir el mismo sendero de clandestinidad y tras ello compartir todos juntos su coste pero también su libertad. Porque nunca pensé sobre la clandestinidad como algo que te tiene atrapado. ¿Fácil ? Claro que no. ¿Decisión consciente? Claro que sí. Además, cuando eliges un camino y de verdad crees en tu objetivo, no vas a retroceder ni perder coraje. Como has compartido el placer del ataque así compartirás también las dificultades. Porque tal vez la orden de captura tiene un nombre y apellido encima, pero en cada caso para nosotros las decisiones son colectivas. Así o así, durante la lucha se está desarrollando por sí misma la consciencia de necesidad de plantear, trabajar y moverse siempre con cuidado, porque uno depende del otro y cada insensatez finalmente constituye una amenaza para todos.

Sin que tuviera los ojos del enemigo directamente encima mío, ya que no hubo contra mi orden de captura y ni siquiera era “conocido” por los policias, pero, siendo desde tiempo ya un consciente rechazador de la normalidad como lo define la sociedad, no dudé en alejarme de todo eso que me conectaba a una vida “legal” y arreglada, para poder dar más del liberado tiempo tanto a mi mismo como al resto de los compañeros. El coste de clandestinidad significa despedirse de tu familia, de tus amigos y de los lugares que has frecuentado. Por otra parte, te estás armando mejor para continuar tu acción y ganás unos compañeros de verdad, compañeros de camino en la realización de tu propia insurrección individual. Al mismo tiempo estás entrando en unos senderos llenos de aventuras adónde lo imprevisible, los momentos fuertes y el riesgo te hacen sentir que tus sentidos funcionan extremadamente y con un único objetivo. El de la liberación.

vii) La miniatura de la sociedad está arrinconada en la cárcel

De mi mínima, hasta ahora, experiencia dentro de los muros, estoy comprobando lo que ya me imaginaba y lo que he escuchado fuera sobre el mundo de la cárcel. En torno de esta cuestión no quiero comentar y desarrollar mis posiciones ahora, ya que se trata de un tema aparte, al que vale la pena dar su espacio especial para así grabar las reflexiones sobre ello lo mejor posible y de más expresiva manera.

Tampoco tienes que pasar mucho tiempo en la cárcel para darse cuenta de sus características. De toxicómanos y los que renunciaron a la vida hasta revolucionarios y presos dignos. Y cuando digo “presos dignos”, me refiero a las personas que, a pesar de que están dentro por delitos que, muchas veces, son diferentes de los que forman parte de mi código de valores, lo demuestran cada día con su postura y sus no esclavizados espíritus, rompiendo así la general apatía de la mayoría de presos, que son acomodados en su continua incapacidad. Gente que luchan llevando a cabo batallas para mejorar las condiciones de encierro, hasta la completa destrucción de las cárceles. Por otro lado, no obstante, hay el ejemplo contrario, el de ciertos “anarquistas” presos que en pasado reciente estaban dentro o algunos todavía lo estan, que constituyen un evidente ejemplo de infamia con sus actitudes que automáticamente nos hacen enemigos uno del otro.

viii) Un acuerdo anarquista informal y mundial se hizo realidad

Un otro muy importante desafío que puso en marcha y logró realizar nuestra organización junto con los compañeros de todo el mundo es la creación de una Federación Anarquista Informal (FAI) a escala mundial, el Frente Revolucionario Internacional. Un intento que empezó hace diez años, iniciado por nuestros hermanos de FAI italiana. Desgraciadamente en aquellos tiempos ese esfuerzo no produjo los frutos esperados. Encontró un terreno apropiado en nuestros días, cuando una pléyade de grupos guerrilleros, todos los cuales surgen del ámbito anarquista-antiautoritario y por lo tanto promulgan un correspondiente discurso, grupos de diferentes países del mundo (Italia, México, Chile, Argentina, Holanda, Bolivia, Perú, Rusia, Finlandia, Inglaterra, Indonesia, Australia, Grecia) crearon la FAI/FRI. La guerrilla urbana anarquista-antiautoritaria es ya el enemigo principal en los países de cuales viene cada una de estas organizaciones revolucionarias, como enemigo interno, pero también en nivel internacional. Tras la FAI/FRI revolucionarios anarquistas que no se conocen entre sí, sin tener que entrar en un contacto directo uno con otro (algo que retrasaría la organización de los ataques, pero además crearía peligro de arrestos hechos como “hilera de domino”, dado los probables seguimientos por parte del enemigo o en el caso si algunos compañeros quedan detenidos) consiguen coordinar su acción subversiva. Igualmente, de esta manera apoyamos la importancia y urgencia de la polimorfía de acciones directas, ya que no hay limitación en el uso de medios de lucha (incendios y destrozos de sucursales bancarios, ataques con bombas, sabotaje, reciente destrozo de una escuela en zona Zografou de Atenas reivindicado por Fracción de Escolares Destructores/FAI, etc.), basta que esos sobrepasen los límites de la legalidad burguesa y sean dirigidas ofensivamente contra el Dominio y las instituciones. Así las distintas cuestiones tras nuestros ataques se dan a conocer en un grado más alto, a escala global, mientras que cada organización preserva su carácter y su discurso particular y la vez, por su propia seguridad, sigue hermética/cerrada. De este modo se presenta también la oportunidad para un sincero y abierto dialogo entre organizaciones anarquistas de FAI/FRI y la comunicación que se abrió para entender correspondientes situaciones, condiciones, diferencias, dudas y explicaciones que haya en cada país con el objetivo de promulgar y evolucionar a este proyecto más general.

Acabando, quisiera mandar también mi Respeto, Fe, Amistad a mis hermanos, miembros de la O.R. CCF de primera fase: Olga Ikonomidou, Christos Tsakalos, Gerasimos Tsakalos, Damianos Bolano, Mihalis Nikolopoulos, Giorgos Nikolopoulos, Panagiotis Argyrou y Haris Hadzimihelakis, que orgullosamente asumieron la responsabilidad por la acción de nuestra organización. Compañeros, tal como lo habéis declarado vosotros, yo tampoco siento que por ser encarcelado estoy hablando desde una posición de debilidad. Hasta detrás de las rejas seguiremos defendiendo nuestros valores, con los medios que disponemos ahora. Hasta el encuentro en que de nuevo todos estaremos sentados en la misma mesa planeando proyectos del ataque contra todos esos maricones que quieren restringir a nuestros insumisos espíritus.
Igualmente, mando saludos compañeristas a todas las formaciones guerrilleras de FAI/FRI que con rabia y consciencia siguen golpeando a los objetivos del Dominio en Grecia y por todo el mundo. Especialmente a la Nueva CCF, CCF de México, CCF de Rusia y CCF de Holanda. Habéis tomado como “vuestro” algo que es también “nuestro” y así me habéis llenado con indescriptible placer.
Señales de fuego y una gran apreciación a los hermanos de FAI italiana.
Saludos calurosos al hermano anarquista revolucionario Theofilos Mavropoulos que tuvo la mala suerte durante el enfrentamiento en Pefki. Hirió a dos policias, quedó herido él mismo por las balas de cerdos. Saludos también al compañero guerrero que se burló de ellos logrando huir con su coche patrulla. La próxima vez tendrán más suerte compañeros…
Solidaridad al compañero Luciano “Tortuga” Pitronello que resultó herido de gravedad durante un acto de acción directa, cuando explotó en sus manos el artefacto explosivo que éste intentó de colocar en un banco en Santiago de Chile. El juicio de Tortuga se inició el 22 de noviembre.
Solidaridad también a los hermanos Monica Caballero, Francisco Solar, Felipe Guerra, Omar Hermosilla y Carlos Rivero, acusados de actividades subversivas. Su juicio empezó el 28 de noviembre.
Honor para siempre al revolucionario Mauricio Morales que murió el 22 de mayo de 2009 cuando el artefacto explosivo que llevaba en su mochila estalló antes de que éste pudiera colocarlo en el cuartel de maderos en Santiago.
Honor a todos los revolucionarios en todo el mundo que al realizar acciones guerrilleras cayeron luchando. ¡ Nunca les olvidaremos, su sacrificio se hizo ejemplo para nosotros y nos da fuerza para seguir hasta el fin!
Devuelvo el mensaje de “respeto, amor y rabia” a los compañeros Eat y Billy de Célula “Viva Luciano Tortuga” de FAI Indonesia, los cuales fueron arrestados después de una acción directa (colocaron artefacto incendiario envolviendo en las llamas cajero de un banco) en Yogyakarta como muestra de solidaridad con Tortuga. Compañeros asumieron responsabilidad por ésta acción. Eat y Billy : ¡ estamos orgullosos de vosotros!
No me olvido de esos golfos, anarquistas revolucionarios de Tesalónica: Dimitris Dimitsiadis, Babis Tsilianidis, Giannis Skouloudis, Sokratis Tsifkas, que negándose de colaborar con el Poder mantienen una postura digna que puede ser un ejemplo. ¡ Fuerza compañeros! Los compañeros en todo el mundo : Gabriel Pombo da Silva , Marco Camenisch , Walter Bond , Silvia, Costa , Billy , Braulio , Arturo ; (que sigues firme frente a esos perros carceleros que te dieron paliza) , Andrea Urzua , Claudio Lavazza , Rico Rodrigez, Palfreeman, Diego Rios, Gabriela Curilem, Francisco Moreno, Zerman Elias, Gonzalo Zapata, Juan Aliste Vega, Fredy Fuantevilla , Marcelo Villaroel…y a todos restantes luchadores anarquistas que no tengo honor de conocer…
Finalmente, doy gracias del fondo mismo de mi corazón a todos los solidarios con nosotros y anticipadamente a todos los que lo harán en futuro. Siempre he creído y ahora también lo vivo, cuán enorme importancia tiene la continuación de acción revolucionaria, es ella que llena de fuerza los encarcelados. Todo continua…

Recuerdo a los amigos y a los enemigos que : “ La Conspiración nunca será capturada, porque no es simplemente una organización, es un corriente de ideas y a las ideas no se las puede detener…En el cuaderno de bitácora el día todavía no está marcado. Todos los meses, todas las semanas, todos los días siempre están a la disposición. Uno de los días quedará marcado con una sonrisa del encuentro para seguir a NUESTRA aventura…”

El 14 de diciembre empieza el “ segundo turno” del tribunal militar extraordinario contra nuestra organización (caso de la bomba que fue encontrada en la casa del miembro de la O.R. CCF Haris Hadzimihelakis en Halandri), esta vez para los hermanos que tenian orden de busqueda y captura (Christos Tsakalos, Damianos Bolano, Mihalis Nikolopoulos y Giorgos Nikolopoulos) cuando se realizaba el “primer turno” de ese juicio. Será como si estaría sentado allí a lado vuestro…

VIVA LA O.R.CCF/FAI/FRI
VIVA LA FAI/FRI
VIVA LA NUEVA GUERRILLA URBANA
TENEMOS GUERRA
NADA MENOS QUE LO TODO

Giorgos Polydoros
Encarcelado miembro de O.R. CCF/FAI/FRI
Cárcel-burdel de Alikarnassos

Sobre el arresto

Cuanto tiempo no hubiera pasado, una vivencia es útil, no como una condición victimista sino como una herramienta de análisis y preparación…

De primer momento del mi arresto hasta mi paso por la cárcel de Kerkyra

Creo que esto de saber es una fuerza en las mentes y los manos de revolucionarios, una que no sólo no los atemoriza, sino : les llena con más rabia, odio y ganas para el conflicto y agudización de ataques. En cada caso, sería ingenuo quien creyera recibir un trato más favorable al caer en los manos del enemigo.

Por la madrugada del lunes de 14 de marzo de 2011 se realiza un asalto coordinado de EKAM (Unidad Especial Represiva Antiterrorista) al piso en que vivía junto a los compañeros miembros de la Conspiración, Olga Ikonomidou, Christpos Tsakalos, Damianos Bolano y Giorgos Polydoros, un piso ubicado en calle Ellispondou 53 en la zona Nea Ionia de Volos. Revientan la puerta exterior del piso y nos detienen. Esa fue la última vez que vi a mis compañeros, hasta el martes por la mañana, cuando nos pasaron delante del juez de guardia y fiscal. Volviendo al momento del arresto, después que entraron, dos hombres de EKAM me pusieron esposas por detrás de mis espalda y me bajaron, ellos mismos, por las escaleras del edificio (ya que estuvimos en la primera planta). En la entrada de la finca fui recibido por un grupo de unidad antiterrorista, todos con pasamontañas. Cuando me resistí a que me tapen la cara, me pusieron la capucha por la fuerza. Me pasaron por una doble fila de los suyos, algunas diez personas, que me iban gritando y golpeando con puños y patadas, hasta que me metieron en un coche particular. Ya que al inicio la capucha de llana que me pusieron no fue bien puesta, por algunos segundos pude ver imágenes borrosas de la calle y la entrada de la finca, hasta que se dieron cuenta y me la colocaron de tal manera que sólo con gran esfuerzo pude respirar y ya no veía nada. Logré ver que la calle frente a la casa la han cerrado con bastantes coches convencionales, más que diez. Hubo gran número de hombres y mujeres (lo entendí por sus voces), pero no puedo decir cuantos eran. Dentro del coche conmigo hubo tres hombres de Unidad Antiterrorista, que durante todo el viaje hacían comentarios llenos de desprecio y burla sobre mi persona, sobre los cuatro otros compañeros, pero también sobre otras personas reales, algunas que sé y algunas que no. Les bastó con golpearme sólo unas 6 o 7 veces en la parte peluda de la cabeza para no dejar marcas, mientras que uno me forzo a sentarme con mi espalda tocando el asiento y luego él se sento encima de mi, algo que al tener mis manos esposadas resultó muy doloroso, tal que hasta dos semanas después mis dedos aún estaban entumecidos. En cuanto a los comentarios que hicieron, me voy a referir sólo a los que en mi opinión fueron más importantes, ya que dado la duración de esa viaje (unas 2 horas y medio) sería aburrido contarlos todos. Para empezar, intentaron engañarme diciendo que vamos a Tesalónica (sin embargo se olvidaron apagar la radio que, un poco más tarde, emitía una estación de Lamia), que vamos a hacer una parada en península de Halkidiki, adónde me van a dar una oportunidad si quisiera escapar “con una bala en la parte detrás de tu cabeza”. Además, mencionaron que les gustaría mucho “abordarme por sorpresa”, así parafraseando lo que hemos escrito en nuestro comunicado que reivindicaba el acto de volar por los aires el Tribunal Administrativo de Primera Instancia de Atenas en enero de 2011. Por cierto, sus amenazas quedaron en palabreo, porque si de verdad quisieran tuvieron oportunidad de hacerlo, ya que nos iban observando y siguiendo durante más o menos diez días. Pero, como se ha demostrado, no se atrevieron a hacerlo con ninguno de nosotros…

Durante todo el viaje he seguido taciturno, aparte de un sólo momento al inicio, cuando les respondí a un comentario que hicieron al verme temblando (claro que de frío, ya que llevaba una camiseta de manga corta y hubo 3 grados C°). He dicho: “no tengo miedo, de vosotros seguramente no, simplemente tengo frío”. Eso fue un error, un ataque de sinceridad, que se ha vuelto contra mi mismo, ya que a partir de este momento cada diez minutos abrían la ventana del coche, luego la cerraban y ponían la calefacción. Otra y otra vez. En algún momento se cansaron de esa movida y simplemente lanzaron una amenaza, diciendo “ya hablarás con nuestros chavales en la comisaría cuando llegaremos…” y luego no me dirigieron ni una palabra. Cuando hemos llegado al garaje subterráneo de la Comisaría Central de Atenas, me sacaron del coche sosteniéndome (mis pies casi no tocaban el suelo) y como obsesionados desgarraron y luego pisotearon mis zapatos y chándal, dejándome sólo en bragas. Subimos con el ascensor a la planta 12, me metieron en una habitación con dos escritorios y una bandera con Bin Laden colgada en la pared. Me quitaron las esposas, sacaron la capucha y pusieron con la cara hacia la pared. Entonces entraron varios tipos con caras tapadas, gritando e insultando, me pegaban con puños, patadas y golpes de rodilla. Uno de ellos me insultó en albanés, probablemente por confundirme con Damianos. El malentendido es rápidamente corregido, ya que llegaron dos mujeres y un hombre, los cuales me reconocieron y decían a sus colegas “es éste, es éste”. Luego vino su superior (me ha dado cuenta porque durante mi traslado a juez de instrucción le vi a él llevando un uniforme con abundantes insignias), único que tenía la cara descubierta. Todos se apartaron y me preguntó dos o tres vez como me llamo. Al no recibir ninguna respuesta gritó y dio a sus pendejos la orden : “vamos, procedimiento normal”. Me pidieron mis huellas dactilares y cuando me negué, más o menos 8 de ellos se lanzaron sobre mi golpeándome e intentando de inmovilizarme. Resistí, en cuanto eso era posible, entonces llamaron dos o tres más que estaban en el pasillo. En algún momento acabé en el suelo, me tenían agarrado por los manos y pies, un policia gordo me puso su rodilla sobre la garganta y otro me abrió los dedos diciendo “con los dedos rotos le sacaremos las huellas más fácil”. Por la presión que recibía sobre mi garganta, se me cortó la respiración. Sólo entonces pararon, porque tuvieron miedo. Me dejaron hacer dos respiraciones y luego cayeron encima de mi con más fervor todavía. Anunciando que “llega la segunda vuelta” y finalmente lograron sacar mis huellas. A continuación dejaron que descanse y me hablaron de manera casi amistosa, diciendo que “eso no tenía que pasar así” y subrayando que “no importa como reacciones, estás en sus muestras manos y al fin y al cabo conseguiremos lo que queremos”. El gordo que antes me aplastó la garganta ha entrado de nuevo en la habitación, ahora tenía un oblongo tubo de plástico . Sacó algo parecido al bastoncillo que se usa para limpiar las orejas y me pidió que le diera saliva como muestra de ADN y que lo haré “a la buena”, advirtiéndome que si no, habrá “la tercera vuelta”. Le he dicho “venga, vamos por la tercera vuelta”, pero esta vez fue más fácil para ellos, ya que me inmovilizaron encima de uno de los escritorios con mi boca arriba, uno me iba estrangulando con su mano sobre mi garganta, mientras que un otro me cerró la nariz y cuando abrí la boca para tomar el aire, el gordo me metió ese bastoncillo. A partir de aquel momento su actitud ha cambiado. Me devolvieron los pantalones, me dejaron usar el baño, hasta que me ofrecieron agua y comida, a los cuales no he aceptado. Me sentaron sobre una silla, pusieron de nuevo las esposas y deje de mi mirar la pared con una bandera colgada encima, esta vez una con Abdullah Öcalan. Lo único más que intentaron hacer antes de meterme en sus calabozos fue sacar de mi, como me llamo, algo que no lograron. Los calabozos de la Unidad Antiterrorista es una sala, ubicada en la misma planta, con ocho celdas de 1,5 por 3 metros, cada una con pesada puerta de hierro y una bombilla en el techo, encendida 24 horas al día. Lo que me molestaba especialmente en esa celda era pensar dónde y en que estado se encontraban mis 4 compañeros, ya que no me di cuenta si estaban en estas celdas al lado. Luego, reinó la monotonía de aislamiento con los intervalos siendo los viajes al juez de instrucción y al fiscal, que se hicieron martes y luego miércoles, además 10 minutos de visita de nuestros familiares por día, siempre en presencia de los de Antiterrorista. También, cada 15 minutos un encargado abría la ventanita de la celda (de la cual se ve sólo el pasillo, pero de todos modos queda cerrada) y nos miraba. Dos primeras noches también iban despertándonos para romper nuestros nervios. El viernes 18 de marzo se realizó mi traslado a cárcel de Kerkura. Un jeep con 3 hombres de EKAM, uno de Unidad Antiterrorista y yo, esposado por detrás con las manos en la espalda y forzado a mirar al suelo del vehículo todo el viaje. En ese convoy iba además un coche de marca Hyundai, a cual subieron 4 hombres con ropa civil pero armados con pistolas automáticas, que se movía detrás del jeep, mientras que todo lo encabezaba uno o dos coches patrulla (depende de la comarca que estábamos cruzando, ya que en cada una se iban cambiando) y a veces policías en motos que iban abriendo camino.
Ahora, en la celda en que estamos “acogidos”, se reviven en mi memoria todos estos momentos y arman en mi consciencia con más odio y con más pasión por la lucha, lucha armada y la venganza…Cabrones, nos vamos a encontrar de nuevo y entonces veremos quién estara “por encima” del otro. Porque la verdad es que una batalla importante quedó perdida, pero la guerra revolucionaria continua con tensión irreducible y estamos acordando de nuevo la cita con nuestra Historia, la historia de la O.R. Conspiración de Células del Fuego. Tenemos todavía mucho para decir y para hacer…

NI UN MILIMETRO ATRÁS, 9MM EN LAS CABEZAS DE MADEROS
Nuestras palabras las vais a cobrar en efectivo…

PS. Este texto lo he empezado a escribir cuando todavía estaba en cárcel de Kerkyra. Luego siguió una serie de traslados y castigos disciplinarios (Kerkyra, Grevena, Nafplio, Halkida, Alikarnassos) efectuados porque me iba negando a colaborar con los ordenes de carceleros en cada una de esas instituciones. En cuatro primeros (pues aparte de Alikarnassos) acabé por esto también en la celda de aislamiento. Esa es la razón que el texto lo he completado ahora, después de casi 8 meses. Todo ese proceso más de cansarme me hace más fuerte.

VIVA PARA SIEMPRE LA POSTURA NO RETROCEDIDA FUERA Y DENTRO DE LOS MUROS
RESPETO-DIGNIDAD-SOLIDARIDAD

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s